Aprovecho la oportunidad de comunicación que ofrece nuestra página web para expresar cuáles son los valores en los que se sustenta nuestra asociación, fundada por un grupo de personas que, aunque heterogéneas, hemos conectado por la afición a la arqueología, al arte y a la historia en general y por la sensibilidad que compartimos por la divulgación, revalorización y conservación de nuestro patrimonio histórico-artístico, en particular.

Llevamos más de seis años de vida, y podemos sentirnos satisfechos por el trabajo realizado: cada uno aporta sus conocimientos y su trabajo con ilusión y desprendimiento, sin discrepancias, y fortaleciendo la amistad en nuestras relaciones personales. Los resultados han superado nuestras expectativas y por ello, no podemos dejar de dar las gracias a todas aquellas personas e instituciones que han puesto su grano de arena durante esta intensa trayectoria.

En este sentido, el balance que presentamos es muy positivo: sin proponérnoslo, somos ya un importante referente cultural en Bujalance y la afiliación de socios ha ido en aumento desde la presentación pública de nuestra asociación. Además, estamos saliendo adelante con una relevante apuesta cultural en la que se han afrontado con éxito todos los ambiciosos proyectos que se han ido planteando. Muestra de ello son las numerosas actividades culturales que hemos realizado, entre las que destacan las visitas a ciudades, yacimientos arqueológicos y museos y la publicación de boletines ABAAH y especialmente, de la revista anual Adalid, que ha alcanzado gran prestigio cultural gracias a los trabajos de investigación publicados y a la alta calidad de nuestros colaboradores. También y de forma anual, nuestra asociación ha entregado el premio Adalid, en reconocimiento a personas o entidades que han destacado en la defensa y promoción de nuestro patrimonio cultural, histórico y artístico.

Por supuesto, queremos seguir creciendo, estamos abiertos a todos, sin discriminación alguna. Deseamos que todo aquel que se sienta identificado con nuestros fines, al que le guste hablar, aprender y/o enseñar arte, arqueología e historia, se incorpore a esta asociación y contribuya así al enriquecimiento mutuo de todos sus miembros. Procuraremos que, por encima de todo, las actividades que realicemos sigan desarrollándose en un ambiente de camaradería, agradable e ilusionante.

Seguiremos acometiendo numerosos e importantes proyectos en base a nuestros estatutos y, aunque en ocasiones los proyectos no son fáciles de acometer dadas las horas de dedicación que implican, llevarlos a cabo es posible gracias a la suma de voluntades de las personas, que con su trabajo, constituyen el alma de este colectivo. Por ello, después de cada meta, los resultados nos cargan de optimismo y hacen que todo el esfuerzo merezca la pena. Éste es el mérito de esta ya entrañable asociación de la que me siento afortunado de pertenecer.


Francisco Martínez Mejías.

Presidente de la Asociación Bursabolense de Arqueología, Arte e Historia